La Educación Transformadora

Hoy nos encontramos ante una situación, que debiera servir a la reflexión de todos los que hacemos parte de la educación del país, ¿realmente estamos educando para la vida, o para la presentación de un examen?, y a través de esta pregunta nace otro interrogante, ¿para qué son las clases en el aula, para introducir contenidos, para enseñar a obedecer, para pensar, para memorizar o sencillamente para qué?

Por: Erikson Julian Castro Sierra

Y es aquí, donde la reflexión nos lleva a la crítica y auto critica, ¿Qué y para qué se va a las aulas de clase?, ¿la educación que se orienta en las escuelas y colegios está transformando al barrio, a la comuna, a la vereda, al municipio, al departamento?, ¿o lo único que importa en esa educación es la valoración numérica de una evaluación de un contenido? ,¿O lo que interesa es que el colegio tenga un ranking en el Índice Sintético de Calidad Educativa a través de las pruebas saber?.

Si la educación NO es para transformar, ni para crear, ni proponer, entonces ¿para qué es la educación?, para continuar dentro de esa misma esfera que controla, domina y ejerce poder sobre el pueblo, un pueblo que delega su pensar, su sentimiento y su sentir en el  bloque de poder económico hegemónico que ha gobernado históricamente al país y que no permite ni pretende que la educación se transforme y logre la construcción de una nueva ciudadanía; y quien o quienes se atreven a cambiar ese estilo, son señalados de ser profesores adoctrinadores, quienes se resisten a cambiar el rol de docentes por entrenadores de prueba, son los malos profesores, puesto que no esta en función de las pruebas saber sino en función de educar para la vida en contexto, y hoy nuestro contexto, es para hacer en todas las áreas un pensamiento crítico, creativo y propositivo ante lo que esta aconteciendo a lo largo y ancho del país, pero pareciese que aquí continúan una mayoría preocupados, por un resultado que desafortunadamente frustra o catapulta sueños de nuestros adolescentes y de los propios docentes al condicionar su papel de acuerdo a la prueba saber.

Por lo tanto, la mira y las fuerzas, deben dirigirse a la transformación de una educación mercantilizada, excluyente y que promueve la obediencia, por una educación humanizada, contextualizada y que promueva el pensamiento crítico y transformador que se irradie en el barrio, en la comuna, en la vereda a través de una educación popular que construya la nueva ciudadanía, y por lo tanto la nueva Colombia, donde la clase se vea reflejada fuera de las cuatro paredes de una infraestructura educativa, debe impactar en la comunidad transformándola hacia el empoderamiento social, y aquí de antemano exaltar esas iniciativas de radio escolar, de esos espacios de redes sociales que generan pensamiento crítico, análisis y conciencia social.


Registrarse a nuestro boletín

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.